…Son muchos años de sufrimiento, tantas veces yendo a la cancha que toque, pidiendo que la realidad tenga que ver con la grandeza, que todo se parezca un poco más a la gente que siempre acompaña. Cómo quieren que el sueño no tome vida con un par de triunfos si la posibilidad de estar en Primera se ve otra vez tras largo Tiempo. Noventa minutos alentando y una vida de veces pensando en estos colores, y la camiseta te la pones lo mismo. Y en el trabajo sigues inventando enfermedades de tu abuela o matrimonios de un primo que jamás conociste para poder irte lejos y te decepcionaste pero amaste igual; y a veces te sentías rechazado, hiciste juramentos eternos de que no volvías a viajar y los rompiste la noche anterior a un partido de visitante porque encontraste las fotos de lo que un día fue y que jamás quieres que deje de ser.

Y aunque algunas cosas no fueron como lo deseaste tu ilusión convertía lo que a veces era nada en casi todo y de nuevo tu fiesta contagiando las ciudades, es como si la esencia no se hubiera alterado y el hincha de Arica es ese obrero de las grandes fantasías, que aunque descendía se iba por luchar y no por callar; siempre sabiendo que cielo mirar, sabiendo cual era la única verdad, porque esto es lo que buscas, es lo que te conmueve. No quiero mas tardes de falsas victorias en un escritorio maldito, el deseo es este grito, todos mis sueños llegan con San Marcos de Arica. Algún día cambiará la historia y no habrá necesidad de preguntarnos por qué nos hace mejor este buen futuro que las dudas del pasado. Cómo no te voy a entender que quieras que esta sea la última de las ocho finales, que ya te quieres ir para la cancha, que no vives durante la semana, que andas en cualquier lado porque lo único que quieres es que juegue La Celeste, si a mi me sucede lo mismo. La mayoría de mis sueños los compartí sólo con mi almohada es hora de que me pasen en serio.

Hoy ya no tengo temor en decirlo, quiero que San Marcos de Arica. sea campeón, que se alivien algunas maldades, que las calles vuelvan a ser nuestras y que ya nadie pueda decir lo contrario; que los diarios y el periodismo de mierda escriban al fin la verdad, que se enciendan algunos versos y que se recupere el equilibrio natural de una hinchada que aún tiene esa espina clavada de un día que inevitablemente vuelvo a recordar.

Nadie desconoce la calidad de los rivales, pero tampoco nadie niega que aún con todo eso hay una fiebre, una ansiedad, una caravana emocionante, un placer que se impone ante todo, un amor como pocas veces se vio. No creo que Arica, pueda transformar el mundo entero, pero estoy seguro que le cambia la vida a esta gente, como a mí. Porque sin ti nada sería igual. Ojalá este sábado sea un sábado en que la felicidad vuelva a nosotros y empezar a jugar con los días que vendrán, y no me avergüenza declararme un iluso crónico e incurable. En la fiesta me sumerjo, soy uno de esos cientos de niños, hombres y mujeres, que no nos asusta la resaca de lo sufrido, que vamos a dar la cara, a entregar nuestro corazón, un amor, un esclavo por elección y todo es como un sol, como un sol muy fuerte…

No quiero saber que habrá pasado el sábado que viene a eso de las Doce de la noche, no me interesa saberlo. Sólo me quedará el orgullo de haber estado allí.

Por: Nico Frias.


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home/sanmarco/public_html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273