Pasaron dirigentes, pasaron hombres insignes del fútbol nacional en la banca de San Marcos de Arica, algunos con sus voces fuertes, otros con sus pizarras y hasta aquellos que tuvieron su estadía en la puerta norte sin pena ni gloria. Porque de penas en el fútbol Arica, o San Marcos de Arica, de eso sabe.

Algunos viejos estandartes lloraron en la definición cuando se bajó a Segunda en los ochenta, los mismos y sus descendientes pudieron llorar y celebrar cuando en casa en un partido irregular, el que se terminó jugando con más corazón que piernas y técnica, se pudo dar la vuelta y gritar Bi-Campeón, lo que significaba el ascenso directo a la División de Honor.

Un viejo puma pasaba a la historia de los “Bravos”, con un gorro con “Jesús” como leyenda pudo hacer gritar victoria hasta al morro. Sí, hasta aquellos que no estábamos en la ciudad pudimos sentir el grito de campeón. Era un sueño, una meta, y una poesía del fútbol para todo quien tuviera el corazón azul-celeste.

Marcoleta, tal como el mar que baña las costas ariqueñas, baño de gloria al equipo. Atrás quedaban las burlas por ese proyecto que no encontró fin de querer jugar en la liga peruana, como también ese paso por la Tercera División que fue otro duro golpe para la institución. Luis Marcoleta traído por la dirigencia, quien lo retuvo la hinchada y los jugadores, él y todo el plantel se ganó el trozo más sabroso de la historia.

Ahora en Primera el sueño se ha convertido en preocupación, se está despertando poco a poco, tal vez sea el momento de partir de Marcoleta. Es cierto que los procesos terminan o algunos no están destinados para ciertas situaciones, pero si dentro de la dirigencia de San Marcos de Arica quieren despedir al DT, están en su derecho y podría ser lo más cuerdo. Sin embargo debe ser despedido con aplausos y un GRACIAS!

Porque cuando los triunfos son pocos y las alegrías también, lo mejor es ser agradecido de la vida y los números, ahora Arica pasa un mal momento y cuenta con la vieja historia de la mala suerte. Nos tocó la tabla de coeficiente de rendimiento, pero si todos pujamos para invadirla y superarlo es posible.

Por esto se debe llamar al recuerdo, al agradecimiento y a la cordura, quienes le gritan improperios al “profe”, a esos el silencio debiera ser su amigo pero no lo es. Frente a esto, si el profe se marcha, esperemos que nos deje, y que nos deje en Primera!.

Por: Tomás Sebastián Pardo.


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home/sanmarco/public_html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273