En este corto paso por la Primera división, en este paso que pareció una pequeña ilusión San Marcos de Arica cometió graves errores tanto dentro como fuera de la cancha, todos estos pasos en falso terminaron hundiendo al club semana tras semana, tropezón tras tropezón que finalmente y después de 4 o 5 desesperados meses nos volvemos a la realidad en la que vivimos durante nuestro nacimiento y posteriores 27 años, la B.

Hoy no hay que encontrar culpables, hoy no sacamos nada con sindicar a una persona, tampoco sacamos nada con decir que se vayan todos o que queden unos pocos. Tampoco es solución dar vuelta la casa para limpiarla, mucho menos demolerla y pensar en construir una nueva antes de que comience la próxima temporada. Hacer eso sería un mal mayor. Lo que si hay que hacer es sacar a la luz y recordar todo lo que se hizo mal, no para criticar ni pasa enrostrar, sino que, para a partir de allí generar una limpieza. Acá no está todo mal, hay muchas cosas buenas, pero hay que mejorarlas.

Hay errores que no se pueden volver a cometer si es que el deseo es volver lo antes posible a la división de honor. No se pueden amarrar contratos sin el conocimiento y la aprobación de todos los miembros que componen la dirigencia, otro error cometido fue que en el ámbito profesional muchas veces dejarse llevar por las confianzas es malo, hubo un DT capaz, serio y comprometido con su trabajo, pero que erró totalmente en la conformación del plantel, no lo digo yo, lo dijo él desde hace ya muchas fechas, Don Luis, lamentablemente la gente que trajo a trabajar este año con usted no estuvo a la altura de lo que usted esperaba, así al menos lo dio a entender reiteradamente en sus declaraciones, para la próxima mejor ojo y menos manos al fuego.

Otro error que no puede suceder es que nos demos a conocer a nivel nacional e incluso mundial por un “error” de nuestro presidente. Las redes sociales como Facebook son públicas, todos tenemos opinión y es muy valorable que usted tenga la suya, pero tenga cuidado en compartirla a viva voz, sobre todo si es una opinión sobre el mal o errado desempeño de un trabajador suyo, usted es el empleador y su “revolucionaria y democrática” forma de interactuar con los hinchas     -en pleno torneo- fue inapropiada.

Por si fuera poco, a una semana de cometido lo anterior sucede otro hecho bochornoso, la reventa del estadio y supuesta falsificación de entradas que dejó a cerca de mil hinchas celestes fuera del mundialista y con entrada en mano, sin poder disfrutar del espectáculo futbolístico. Error que ya se había cometido en la final frente a Concepción el año pasado y del que al parecer se pensó que esta vez alcanzarían igualmente todos. En la máxima categoría del fútbol ello no puede pasar, habla de una  mala organización y/o de la poca seguridad que poseen los boletos que se entregan y que permiten su falsificación.

Lo anterior fuera de la cancha. A esto sumémosle lo errático que sé fue esta temporada en lo futbolístico. Lamentablemente para San Marcos el cambio de categoría afecto más que a otros clubes, jugadores que no se acomodaron al ritmo de juego, esquema táctico que tampoco se acomodó a las exigencias de rivales de envergadura mayor a los enfrentados el 2012, expulsiones injustificadas y penales innecesarios, falta de finiquito, y pongámosle también una cuota de mala suerte.

Lamentablemente hoy debemos decir que ya no seremos de primera, pero como dije, no todo está mal, veamos el vaso medio lleno y no medio vacío, pero solucionemos ese vacío. Lo peor sería pensar que con las cosas tal cual están, con un par de ajustes por aquí y por allá nos bastará y alcanzará para volver a ser los mejores de la B tal como fue el año anterior. Acá hay que limpiar la casa, hacer una restructuración, ver los puntos altos y pulirlos, reforzar el plantel más que despotenciarlo. Hay buenos jugadores, pero faltará confianza, hay que dárselas.

Punto aparte para el hincha, para el público fiel, ese que acompaña al club siempre, ese que va al estadio sin importar el rival que sea, ya que no podemos decir que la gente fue sólo por ver a los rivales de primera a los que se enfrentó Arica este año, puesto a que el año pasado el ariqueño también colmó el Carlos Dittborn. Es por ello que al público ariqueño el club le debe más que las gracias, me hubiese gustado un guiño en este último encuentro, sobre todo teniendo en cuenta la situación final de San Marcos y que la televisión transmitirá el partido. Es verdad que los incondicionales estarán presentes si o si, pero un regalito -o respiro- para su bolsillo no hubiese estado nada de mal, sobre todo por el aguante puesto durante este agraz 2013.

Por: Claudio Cortez.


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home/sanmarco/public_html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273