Por Jose Miguel Villegas (psicólogo deportivo)

-ojalá ganemos

-sí, ojalá no perdamos

¿Qué diferencia hay entre una afirmación u otra? ¿En que puede influir en nuestra vida, una u otra forma de ver la vida? ¿Somos ganadores o jugamos a no perder…?

El lenguaje genera realidades, pero a la vez genera acciones que acompañan esa realidad. Estas acciones vienen a fortalecer la idea inicial, porque si yo digo: -ojala no perdamos, estoy diciendo al mismo tiempo: -no me tengo confianza o incluso –empatar es una posibilidad. Se puede perder y empatar, pero, ¿tenemos que darle cabida a pensamientos negativos antes de jugar?

¿Dónde está la diferencia? Probablemente, en la actitud, en la predisposición, en la voluntad, etc.

La psicología, está a la disposición del ser humano para fortalecer, estas y otras potencialidades que poseen las personas; un deportista no es ajeno a esta realidad, tanto en lo que ellos perciben desde las personas que los rodean como de sus propios pensamientos y emociones que aparecen a partir del estrés propio del entrenamiento y la competencia.

Hay dos formas de enfrentar una situación deportiva (Ferrés, 2005): como Desafío o como Amenaza. En la primera, el deportista podrá sin duda hacer una entrega absoluta de sus capacidades ya que sentirá que está ahí porque puede. Su concentración, motivación y autoconfianza están al servicio del rendimiento óptimo. En la segunda el deportista puede evaluar la situación como “peligrosa” y su rendimiento verse afectado por desconcentraciones y mala toma de decisiones.

No estoy en posición de saber si el plantel está preparado o no psicológica y emocionalmente para un rendimiento óptimo en instancias finales como esta, pero los números y el rendimiento están hablando por si solos, veo en imágenes y declaraciones alegría y convicción en los jugadores. Sin embargo estos dos conceptos están incompletos si no tienen como condimento adicional algo  que transforma muchas veces a un jugador (o a cualquier persona) en un ganador. OPTIMISMO.

El optimismo va más allá de ser positivo, está relacionado con tener altas expectativas y con tener una autopercepción positiva. El que los deportistas esperen resultados positivos en el futuro (que sean optimistas), hace que estos incrementen sus esfuerzos para alcanzar los objetivos planteados (Scheier y Carver, 2003).

Yo estoy optimista…

¿y tú?


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home/sanmarco/public_html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273